Documento sin título
   
 
 

Chile

  • Oremos a María, Madre de Jesucristo y de la Iglesia, Reina de Chile como Nuestra Señora del Carmen, para que todos los chilenos guiados por la sabiduría del Evangelio construyamos un solo Chile en que cada chileno y cada grupo de chilenos sientan la satisfacción de vivir en un Pueblo de hermanos. Amén. (Tomada del libro "Palabras de Vida").
     
  • Oremos por la Iglesia de Chile para que cumpla incesantemente su misión de iluminar con el Evangelio del amor, de la justicia y de la paz, de la verdad, de la libertad y participación, tanto al pueblo como a los representantes del poder político. Amén. (Tomada del libro "Palabras de Vida").
     
  • Oremos, por nuestros gobernantes para que el Señor les conceda captar directamente, oyendo al pueblo a través de todas las organizaciones que legítimamente lo representan, y sin interferencia de grupos económicos interesados, lo que siente, sufre y vive toda la porción e chilenos más afectada por la difícil situación actual. Amén. (Tomada del libro "Palabras de Vida").
     
  • En este 18 de septiembre oremos por todo el pueblo de Chile para que, guiado por el Espíritu de Dios, crezca en madurez y sea capaz de formarse una opinión muy suya sobre la suerte de su patria, excluyendo cualquier influencia que quisiera utilizarlo en su provecho. Amén. (Tomada del libro: "Palabras de Vida").

Compromiso

  • Señor, Tú quieres que nos comprometamos con la vida y que estemos dispuestos a perderla para que otros puedan vivir.  Ese es tu camino y tu compromiso y quieres que sea el compromiso de nosotros y el compromiso de cada comunidad cristiana. Amén. (Tomada del libro: "Palabras de Vida").
     
  • Queremos renovar, Señor, muy profundamente, muy sinceramente nuestro compromiso cristiano de hacer siempre nuestra, la causa de la justicia, la causa de los derechos humanos, la causa de los que padecen cualquier forma de opresión, cualquier forma de injusticia… La causa de todos lo que no tiene voz y no son escuchados… Amén. (Tomada del libro: "Palabras de Vida").

Conversión

  • Señor, hemos estado mirando nuestra historia personal; en ella hemos querido ver tu presencia y ver que hay un hilo conductor en toda nuestra vida y que tú tienes en tu mano ese hilo conductor, y queríamos volver a ver ese hilo y descubrirlo con más claridad en nuestra vida para ser más fieles contigo y hoy día hemos querido ver en nuestra vida la presencia del pecado y ahora queremos pedirte que Tú nos conviertas, conviértenos y quedaremos convertidos; y te pedimos a Ti, Virgen María, nuestra Madre, que nos ayudes, que consigas de tu hijo la gracia que necesitamos para una auténtica conversión. Amén". (Tomada  del librito "Reflexiones de Monseñor Enrique Alvear", Meditaciones a hermanas de Fraternidad del Divino Maestro, Casa de Retiro Schoenstatt, 1982).
     
  • Que el Hijo de Dios siga haciendo en nosotros la experiencia humana.  Que el Hijo de Dios siga unido con nosotros, íntimamente unido con nosotros, que siga haciendo esta experiencia humana como Él la quiere hacer, para seguir construyendo esta Historia de Salvación, esta Historia de liberación integral del hombre. Amén.  (Tomada  del librito "Reflexiones de Monseñor Enrique Alvear", Meditaciones a hermanas de Fraternidad del Divino Maestro, Casa de Retiro Schoenstatt, 1982).
     
  • Oremos para que Jesús conforte sus corazones y los haga sentir la Paternidad de Dios que promete felicidad a los mansos, a los que lloran, a los que luchan por la paz, a los que sienten hambre y sed de justicia. Amén.  (Tomada del libro "Palabras de Vida).  

Evangelio

  • Oremos, finalmente, para que todos nosotros renovemos nuestro compromiso de anunciar infatigablemente el Evangelio de Jesucristo, con nuestras vidas entregadas sin reserva al servicio de los oprimidos y al servicio de la Palabra Salvadora del Señor. Amén.  (Tomada del libro: "Palabras de Vida").  
Espíritu Santo
  • Pidámosle a Dios, al Espíritu Santo, que nos ponga con harto amor, con gran claridad, el dedo en la llaga, para que brote el grito del salmo: "Crea en mí un corazón puro, crea en mí un corazón nuevo; ése es el grito del hombre que se siente pecador y pone toda su confianza en Dios. Amén. ((Tomada  del librito "Reflexiones de Monseñor Enrique Alvear", Meditaciones a hermanas de Fraternidad del Divino Maestro, Casa de Retiro Schoenstatt, 1982).
Iglesia
  • Oremos al Señor para que cada uno de nuestros Decanatos y Comunidades Religiosas, cada una de nuestras Parroquias y Comunidades Eclesiales, sean actores vivos en la Iglesia solidaria con todos los que sufren. Queremos regar el germen, la semilla, arrojada al surco de la Historia por tantos sufrimientos, que renuevan la Pasión de Cristo.  Así queremos lograr que aparezcan con claridad ya en esta tierra las señales del Reino definitivo de Dios. Amén. (Tomada del libro "Palabras de Vida").
Jesús

  • Oremos a Jesús para que despierte en ellos la esperanza de ver su cruz y su dolor transformado en el gozo de haber contribuido al triunfo de la verdad, de la justicia y del amor. Amén. (Tomada del libro "Palabras de Vida").
     
  • Oremos para que Jesús conforte sus corazones y los haga sentir la Paternidad de Dios que promete felicidad a los mansos, a los que lloran, a los que luchan por la paz, a los que sienten hambre y sed de justicia. Amén. (Tomada del libro "Palabras de Vida").
     
  • Oremos, finalmente, para que todos nosotros renovemos nuestro compromiso de anunciar infatigablemente el Evangelio de Jesucristo, con nuestras vidas entregadas sin reserva al servicio de los oprimidos y al servicio de la Palabra Salvadora del Señor. Amén. (Tomada del libro "Palabras de Vida").  
María

  • Acompáñanos, Madre de los Dolores, en esta Eucaristía para ofrecer al Padre el sacrificio de los hermanos que estamos recordando y de sus familiares, con la misma actitud de fe y amor con que tú ofreciste tu vida con Jesús al pie de la Cruz. Intercede, también ante el Señor para que Él purifique de toda mancha de pecado a nuestros queridos difuntos mientras aguardan su resurrección cuando vuelva el Señor al final de los tiempos.  Te pedimos, asimismo, Madre, que salgamos de aquí con el corazón más limpio y con mayor paz, amor y esperanza. Amén. (Tomada del libro "Palabras de Vida").
     
  • Oremos, para que todos nosotros renovemos nuestro compromiso de anunciar infatigablemente el Evangelio de Jesucristo, con nuestras vidas entregadas sin reserva al servicio de los oprimidos y al servicio de la Palabra Salvadora del Señor.  Amén. (Tomada del libro "Palabras de Vida").
     
  • Jesús, el día último de tu vida le dijiste a Juan: "Ahí tienes a tu Madre" y le dijo a su Madre: "Mujer, ahí tienes a tu Hijo".  Y Ella sintió ese amor maternal que estaba totalmente concentrado en Jesús, lo sintió hacia Juan y a nosotros.  Y Juan sintió el amor de hijo hacia esta mujer que consideraba la Madre del Maestro. Amén.  (Tomada del libro "Palabras de Vida").
  • Queremos pedirte, Jesús, que vuelvas a repetir esas palabras y que le digas a María, mirándonos a nosotras, "Mujer, aquí están tus hijas" y que nos diga a nosotras: "Ahí está tu Madre", para que nos sintamos más hijos de María y María quede más comprometida todavía con nosotros. Amén". (Tomada  del librito "Reflexiones de Monseñor Enrique Alvear", Meditaciones a hermanas de Fraternidad del Divino Maestro, Casa de Retiro Schoenstatt, 1982).
     
  • Pedimos a la Virgen María que nos dé fuerzas, que nos dé entusiasmo y que se cumple lo que Ella profetiza en el Magnificat: "…que los pobres serán llenos de bienes, que serán ensalzados los humildes, para hacer este Reino de Justicia y de Paz, y todos nos reconozcamos como hermanos.  El que tiene  una situación mejor y el otro que no tiene tanto, nos reconozcamos como hermanos  que sepamos compartir, para que seamos realmente una nación de hermanos como quiere el Señor. Amén. (Tomada  del librito "Reflexiones de Monseñor Enrique Alvear", Meditaciones a hermanas de Fraternidad del Divino Maestro, Casa de Retiro Schoenstatt, 1982).
     
  • Pedimos a María Madre, que vela sobre nuestros países, nuestra Señora de Luján, Nuestra Señora del Carmen –es la misma Madre de Dios que vela sobre nuestros pueblos- le pedimos que nos acompañe y que refuerce nuestra súplica para alcanzar esta paz. Amén. (Tomada del libro: "Palabras de Vida").
  Monseñor Alvear
  • Señor Jesús,
    hermano de los pobres,
    gracias por habernos dado un Obispo de los Pobres,
    que vivió y murió por los pobres.
     
    Él era la sonrisa verdadera,
    el brazo del Señor,
    el cariño del amor,
    el de hoy,
    el de Ti, Señor,
    el de Ti y para siempre.
     
    Por eso Dios,
    más una vez, gracias,
    Muchas gracias. Amén.  (Oración de Sr. Carlos Lazcano y Violeta Álvarez, San Felipe. Tomado de Folleto "Don Enrique Alvear el Obispo de los Pobres".  

Persona

  • Con mucha fe le pedimos al Espíritu Santo que nos dé claridad para releer nuestra historia personal, para llevarnos a clarificar nuestra propia identidad. ¿Quiénes somos? ¿Cómo Dios nos piensa? Moisés encuentra su propia identidad cuando llega al encuentro profundo con Yahvé y ve que su identidad no la inventa él, sino que él va realizando un proyecto del amor de Dios, que es para él y en beneficio de los demás.  Su identidad no está separada de la identidad del pueblo.  Descubro su identidad, de mediador, de enviado, de mensajero, de guía, de pastor, pero en relación con Dios y con las personas. Amén.  (Tomada  del librito "Reflexiones de Monseñor Enrique Alvear", Meditaciones a hermanas de Fraternidad del Divino Maestro, Casa de Retiro Schoenstatt, 1982).
     
  • Hermanos, Con este corazón sincero, confiado en el Señor, sigamos en silencio, en oración. En silencio escuchemos ahora, unos minutos en silencio, lo que el Señor nos quiere hablar. Lo que él nos quiere decir. Así como confortó a los discípulos de Emaús y les fue hablando en su corazón y les fue aclarando lo que era oscuro y les dio seguridad y les dio esperanzas, porque encontraron a Jesucristo. Ahora, en silencio, escuchemos al Señor que quiere hablar con nosotros. Como nuestro hermano, como nuestro amigo que tanto nos ama… Amén. (Tomada del libro: "Palabras de Vida").  
Pobreza
  • Que Jesucristo nos dé el amor que necesitamos para compartir los sufrimientos  y la búsqueda de su liberación integral con los millones de hermanos que padecen la situación de pobreza y extrema pobreza en nuestra patria  y en toda América Latina.  Amén. (Tomada del libro: "Palabras de Vida").  
Reconciliación
  • "Tu acción eficaz suaviza los roces; y con el amor de la paz, cambias el odio en caridad y la venganza en perdón. Solo tu Espíritu remueve los corazones, disponiendo los enemigos al diálogo, a los adversarios a estrecharse las manos, a los pueblos al abrazo fraterno". Amén. (Tomada del libro: "Palabras de Vida").    
Trabajo
  • Dios Todopoderoso, te pedimos los aquí reunidos que bendigas este trabajo, este esfuerzo humano, esta colaboración de todos para que sea realmente tu creación que continúa, para hacer una tierra más hermosa, más bella, más juta, más fraterna, que sea digna del hombre que Tú has puesto aquí como tu imagen para continuar tu obra creadora.  En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. (Tomada del libro "Palabras de Vida").


 
 
     
Documento sin título
 
Don Enrique Alvear